12 septiembre 2014

LA PERUANIDAD AL PALO

Al final de aquellas mega actividades, los organizadores suelen decir “al día siguiente de la finalización del evento, comenzamos a trabajar para el año próximo”; de esta manera dichos espectáculos salen no sólo prolijos, sino que por lo general suelen sorprender gratamente al espectador o al visitante en general. Este es el caso del “Carnaval de Rio”, entre otros.

Por lo general, siempre espero que eso mismo suceda en la Colectividad Peruana en Buenos Aires (Peco de optimista), sobre todo cuando lo organizan los entes gubernamentales, que se supone tienen a mano las herramientas necesarias (que cualquier institución no lo tiene) para llevar a cabo la actividad o evento de que se trate. Cuando observo que no sabe usar de manera eficiente esas herramientas, a veces pienso que el ente gubernamental no tiene manos (no quiero pensar que no tiene cerebro por seria el acabose), o no sabe el significado del término “Herramientas”. ¿Deberé regalarle un “Mataburro”?

Hay tanta tela para cortar o para zurcir, ¡Ud. Elija estimado lector! Lo cierto, es que no se va a aburrir.
El mes de julio ya se fue hace mucho tiempo y el PERUBA, también, aunque hoy, tendrá directa e indirectamente algo que ver en todas las cuestiones que trataré, que debí haberlas tratado hace mucho tiempo.


FEDERATONE.
Desde hace unos meses atrás, “Casa del Perú”, (la ONG en la cual colaboro) tenemos un cierto contacto y comunicación con la denominada “Federación Peruana”. Digo, “tenemos”, pues mi participación se circunscribe a mi condición de Asesor sobre determinadas cuestiones en la mencionada institución.
Desde lo Institucional “Casa del Perú” a través de sus autoridades y sus Estatutos, siempre está abierta a cualquier idea que ayude a Unir a los peruanos en Argentina, como también a ayudarlos a llevar a buen puerto sus proyectos. Por supuesto, no se les ocurra venir a improvisar o a último momento. “Magos”, no somos.

Para comprender mejor a la Entidad “Federación Peruana”, la voy a llamar como corresponde, “Asociación Civil Federación Peruana”. Más adelante van comprender por qué lo denomino de esa manera. 
Durante las primeras conversaciones con quien se presentó como representante de la  mencionada Institución, el Sr. Bruno Auccapure, concordamos en la necesidad de aunar esfuerzos y equipos para llevar a las Entidades Peruanas en la Argentina a un segundo nivel de organización. Nos entregó documentos (copias) de presentaciones que había hecho en nombre de la mencionada Institución al Consulado General del Perú en Buenos Aires. Nunca llegué a decirle que dichos documentos ya los conocía desde hace dos años atrás y que además, “Casa del Perú” tenía conocimiento de los mismos.

Estaba muy apurado para que nos uniéramos a la Federación Peruana, y de tanto en tanto pretendía ejercer cierta presión, pero, en “Casa del Perú” nos gusta estar seguros y no aceptamos presiones. Mi trabajo fue descubrir,  describir, analizar y explicar razonadamente las debilidades de la posible fusión. Encontrar las Ventajas, si las hubiera, sin las cuales, no sería posible ningún tipo de fusión o adherencia.
Por cerca de dos meses no tuvimos noticias, que incluso llegamos a pensar que se habían desanimado, hasta que un día nuevamente apareció el Sr. Bruno Auccapure para entregarnos otros documentos (notas) que habían presentado al Consulado, de las cuales, también teníamos conocimiento desde hacía mucho tiempo.
Le recordamos que le habíamos solicitado una reunión con todos los integrantes de la denominada “Federación Peruana” (Asociación Federación Peruana). Queríamos saber y conocer a aquellos con quienes íbamos a formar una sociedad. Luego de una larga conversación, por fin accedió a organizar la reunión.

El día de la reunión llegamos a la hora indicada y al lugar señalado. Poco a poco comenzaron a llegar varias personas que iban presentándose. Acompañé al Dr. Dovar Rojas, presidente de Casa del Perú. Cuando comenzó la reunión ya éramos cerca de la docena de personas.
— ¿Me trajeron los tres nombres?- dijo el Sr. Bruno Auccapure.
— ¿Cuáles tres nombres?— Preguntó el Dr. Dovar Rojas.
— ¡Hoy hemos venido a charlar y a conocer a los demás integrantes!— intervine.
Se charló de distintas cosas, hasta que el Sr. Bruno Auccapure, tomó la palabra y explicó el motivo de esa reunión. Luego pedí que cada uno se presentara para conocernos mejor. Todos contaron a qué se dedicaban.
— Ustedes no representan a ninguna asociación. Ustedes no tienen ni tendrán voz ni voto en la Federación que se pretende formar— les dije.
— Bueno, nos unimos a la Asociación Alass— dijo una de las presentes.
En definitiva, las únicas instituciones presentes aquél día eran “Casa del Perú” y “Alass”, más otras que desde las sombras posiblemente estaban presentes. Al menos esa fue mi percepción aquél día.
En medio de la charla.
— ¿Cuáles son los proyectos?— preguntó el Dr. Dovar Rojas.
— ¡Esos nacen sobre la marcha!— respondió el Sr. Bruno Auccapure.
Mientras marchábamos rumbo a casa, concordamos con el Dr. Dovar Rojas que la “Asociación Civil Federación Peruana” era pura improvisación. Justo en ese instante nos acordamos del Fallido “Inti Raymi”, de la “Falsa Ayuda a la Hija de la Sra. Margot Laurencio cuando se le quemó su casa en el barrio de La Boca, y otras cosas más que no valen la pena mencionarlas.

Como habíamos quedado que responderíamos (afirmativa o negativamente = SI o NO), el viernes siguiente, los días subsiguientes a la reunión me puse a profundizar mi investigación sobre la “Asociación Civil Federación Peruana”. Consulté por aquí, y por allá. En todos lados y en todas las formas posibles la premisa común fue: “Casa del Perú es una institución seria, no debe mezclarse con esa gente”. Me dieron nombres y apellidos de aquellos que están en las sombras.
El martes previo al encuentro pactado. El Sr. Bruno Auccapure se acercó a saludarnos en el Café LA ACADEMIA.
— ¿Ya están listos para unirse?— preguntó.
— ¡No hay buenos informes sobre la Federación— le respondí.
Finalmente, el viernes, el día del encuentro acordado, no llegamos a la reunión. En realidad, no pudimos llegar a la reunión, habíamos ido a visitar a un amigo que estaba internado en una clínica en Lomas de Zamora desde hacía unas semanas.

Publicidad
En el texto original de este artículo (escrito en papel) había anotado: Seguramente en estos días, llamaremos al Sr. Bruno Auccapure para informarle nuestra negativa. Negativa que bien podría fundamentarse de la siguiente manera.  La institución actualmente es en realidad una Institución fantasma o zombie que no tiene ni pies ni cabeza coherente, que funciona como una asociación civil, pero se hacen llamar “Federación”, donde además, no hay un Presidente, sino un Jefe que ordena lo que los demás deben hacer. Esto lo  pude apreciar en el bochornoso espectáculo montado en el Centro Cultural Borges durante la visita del Parlamentario Andino Alberto Adriánzen. Esas madres que reclaman un gazebo, ¿tienen una necesidad?, por supuesto, pero esta necesidad es aprovechada por alguien o algunos. Y ese alguien se asemeja a los “Punteros políticos de la argentina”, en este caso un “Puntero con plata”. 

Hace poco charlando con otro compatriota me aclaró un panorama que no había tenido en cuenta, “han creado instituciones con nombres específicos para poder presentarse en diversos organismos argentinos, donde no corroboran si efectivamente son representativas o no. Por ejemplo. Red de Migrantes, Federación Peruana. Dan idea de representación por el sólo nombre, pero en la realidad no es así”. Me dejó pensando y alertaron a mis “Antenitas de Vinil”. 

Recientemente me enteré que el Sr. Bruno Auccapure envió una nota de queja al Gobierno de la Ciudad (Sr. Julio Coccia), aduciendo discriminación. Conozco al Sr. Bruno Auccapure, pienso que quizás no lo haga de “mala leche” (con mala intención), pero a veces hace cosas inentendibles, al menos para mí. A veces esas cosas rozan la mediocridad. ¿Será porque se junta con ciertos mediocres? Conclusión: La mediocridad es Contagiosa. Aunque también cabe la posibilidad que no lo conozca realmente.


NIÑOS INCAS.
Afiche Publicitario
Revisando la folletería entregado por el Consulado General del Perú en Buenos Aires, durante  la accidentada III Reunión del foro de Presidentes, se puede leer en la Sección donde informan sobre la Conferencia de la Lic. Katia Gibaja en el mes de marzo,  que ellos (El Consulado) fueron los “Organizadores” y que tuvo el “apoyo” de Casa del Perú.

“Falso, de toda falsedad”, reza una frase y calza perfectamente en esta historia, aun cuando cayéramos en la redundancia o en un Pleonasmo (una expresión en la que aparecen uno o más términos redundantes. Ejem: Lo vi con mis propios ojos. ¡Métete adentro!  Sube para arriba. Baja para abajo. Sal para afuera. Entra para adentro. Te vuelvo a repetir. Totalmente gratis. Un viejo anciano).
Para comprenderlo cabalmente, debemos remontarnos al pasado no tan lejano, pero lo suficiente como para permitir desarrollar los acontecimientos.

Año 2013.
Allá, a mediados del 2013, en plena ebullición de las redes sociales: Facebook, twitter, viadeo, entre otros. No recuerdo, si fui Yo quien le solicité ser “amigo” (en facebook), o lo hizo ella (la Lic. Katia Gibaja).
Con cada una de nuestras charlas, fui enterándome que presidía una Fundación (Ecos de la Patria Grande), que trabajaba en el MAAM (Mueso de Arqueología de Alta Montaña de Salta), que era Psicóloga recibida en la UBA (Universidad de Buenos Aires), que era Cuzqueña, que estaba casada con un Salteño (Oriundo de la Provincia de Salta-Argentina), que además, era Quechua hablante nativa. 

FEBRERO 2014.
Lic. Katia Gibaja
No éramos unos “súper amigos”, cuando allá por el 25 o 26 de febrero de 2014 me cuenta que viajaría a Buenos Aires para recibir una Certificación ISO9001 sobre gestión del MAAM. “Podremos conocernos y charlar personalmente, además, ella podrá conocer a algunos miembros de Casa del Perú, de quienes les suelo contar “, pensé.
Charla va, charla viene.
— ¡Me gustaría dar una conferencia!— me dice.
— ¿Una conferencia? ¿Sobre qué?— le pregunté.
— ¡Sobre los Niños del Llullaillaco!— me responde.

Todo lo que sabía sobre los Niños del Llullaillaco, era aquello que había podido leer en una de las ediciones de la revista “Muy Interesante”, una publicación sobre un informe de National Geographic.

Mapa del Viaje de los Niños
En ese preciso momento mis neuronas comenzaron a trabajar a mil por hora tratando de encontrar las posibilidades de realizar La Conferencia, y también en las posibilidades y probabilidades que ella (la Lic. Katia Gibaja) sea una buena disertante.  Ya he padecido a esos malos disertantes o expositores que se suben al atril sin tener la menor idea de lo que van a decir o si se dejarán comprender. Sobre todo cuando detesto a los disertantes que suben al atril a leer sus textos, como si fueran aprendices. No digo que no puedan llevar un “ayuda memoria”, pero leer el texto, es propio sólo de aquellos que no comprenden el tema que explican o que están “Sanateando” (Chamuyando, cotorreando, hacer el cuento, farfullar, hablar mucho y sin sustancia). Lo peor, es que el disertante se pierda en sus papeles, como ese historiador - antropólogo que en cualquier momento se ahogará con su papelerío desordenado en el que no encuentra nada y no se le entiende nada. Me guardo el nombre.

Para aquellos que pululan alrededor del Consulado, quizás, Yo sea un perfecto desconocido por que he interactuado poco o nada con ellos. Tampoco tengo mucho interés en interactuar con ellos, la mayoría no tienen ningún valor. No tienen nada que puedan enseñarme, salvo sus mediocridades. En realidad son mis “Conejillos de Indias”
Digo esto, por que los que se creen con derecho a opinar son precisamente estos (los farfulleros, los ayayeros consulares) y no los peruanos comunes, que están más preocupados en sus quehaceres habituales: Sobrevivir. 

Como miembro de la revista “LECCIONES Y ENSAYOS”, una publicación dependiente del Departamento de publicaciones de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (No, del Centro de Estudiantes), en la cual, para poder ser miembro, se debe ser alumno regular de Facultad de Derecho, tener promedio mínimo de Siete (7) y ser aceptado por los miembros que la dirigen, en una asamblea en la cual el postulante expone los motivos por los cuales quiere ser miembro de la misma. El día que se aprueba la última materia de la currícula de la carrera, automáticamente el miembro, queda fuera de la revista para permitir que otros alumnos puedan participar en una especie de traspaso generacional. Así a sido desde 1956, fecha de su creación. A lo largo de los tres años que participé como miembro, he contribuido, colaborado, aportado y coordinado diversas actividades  tales: Eventos, Concursos, Conferencias, Entrevistas y publicación de la Revista.

“Cómo será la conferencia de Katia”, pensaba, más por desconocimiento de ella, pues no pude conseguir vídeo alguno que pudiera darme, al menos una idea mínima.
Miguel Ángel Villegas G., no es una institución (al menos por ahora), por tanto, se los comuniqué a las autoridades de Casa del Perú.
— ¿Tú que opinas? ¿Crees que puede salir bien?— me pregunto el Dr. Dovar Rojas.
— ¡Mi intuición me dice que Todo va a salir bien!— le respondí con certeza. No era momento para estar dubitativo. Era todo una prueba de fuego para mis habilidades de coordinador y sobre todo de asesor.
— Entonces… ¡hagámoslo!—, dijo el Dr. Dovar Rojas.  
Para entonces, ya estábamos 28 de febrero de 2014. Para complicar la situación, el gobierno de turno en la argentina decretó feriado nacional por carnaval los días, lunes 03 y martes 04 de marzo.

El día anterior…
— Llego el sábado 08 y me regreso el martes 11, pues quiero aprovechar para visitar a mi hija que vive cerca de Buenos Aires—, me había dicho Katia.

El mismo viernes comencé a llamar. ¿A  quién? ¿A dónde llamar?  La frase, “Y ahora quien podrá ayudarme”, me calzaba perfecto en ese momento. En ese instante, mi Ostracismo voluntario me perjudicaba enormemente.  Sin embargo, debía (no tratar), debía organizar una buena Conferencia. 

LUGAR O ESPACIO: La primera persona que apareció en mi cabeza fue IRIS AMAYA (Socia de Casa del Perú). Le cuento lo que estaba tratando de organizar y en síntesis, cuál era mi idea de Conferencia. Como ya es habitual en ella, en lugar de darme “peros”, me dio alternativas. Me ofreció un restaurant en el barrio de la Boca, más el restaurant “La Piurana” que siempre nos brindó su espacio para otras actividades. El tipo de Conferencia no era para presentarlo en un restaurant, pero a falta de otras alternativas lo anoté en mi lista. Al consultarlo con Katia, no tuvo objeción, pues el tiempo era demasiado corto para la organización que debíamos tomar lo que viniera mejor y estuviera a mano.

MAESTRO DE CEREMONIA: Yo pude haberlo hecho, pero consideré que no era lo apropiado, no correspondía pues debía estar en los otros detalles el día de la Conferencia. ¿A quién llamar? No tenía muchas alternativas, al menos para ese tipo de actividad. En medio de mis cavilaciones  me acordé que con la Revista “Casa del Perú” habíamos conocido a Jorge Torres Marini. Dude en llamarlo o no, más por la falta de conocimiento sobre él, que por su capacidad. No tenía nada que perder, así que me tiré el lance. Charlamos algunas cuestiones habituales y, cuando aceptó ser el Maestro de Ceremonias, era como si hubiera hecho un “Gol olímpico”. 

DANZAS: El cierre debía tener alguna actividad artística. No tengo amigos músicos que interpreten  nuestra música criolla y tampoco tengo amigos que sean bailarines de danzas peruanas, sólo algunos conocidos.  En medio del matete de mis neuronas me acordé que en una cena de la Institución en el Restaurant “Rawa” me habían presentado a Maruja Núñez. Bueno, la conocía más por su actividad en “Matices del Perú” que en forma personal. La llamé  y me comentó que ya se había comprometido con otra actividad (no era de extrañar), ya estaba por quedarme sin danzas cuando ella me dice, “Lo único que tengo es  una pareja de baile”.
—Mándame aunque sea un bailarín que dé unas cuantas  vueltas por unos cuantos minutos, que revolee un pañuelo y listo—, le dije.
Como aún no tenía una fecha cierta, quedamos que le confirmaría el día y la hora exacta.

FILMACIÓN. Debo ser hombre de pocos amigos, que no tenía mucho por elegir. Mis recuerdos sin embargo me sirvieron y me acordé de Jaime Velásquez. Lo llamé y le pedí que filmara la conferencia. Cuando aceptó, el circulo ya estaba cada vez con menos puntos para cerrar.

EL AGAPE: Bueno, algo debíamos ofrecer a los asistentes, aunque sea unas galletitas con dulce de leche. En medio del lio en el que estaba mi hemisferio cerebral derecho con el hemisferio cerebral izquierdo recordé las palabras de una “Señorona” conocida como la de “La Alta Cocina Peruana”, quien en cierta ocasión que estábamos almorzando en su restaurant con el Dr. Dovar Rojas, nos había dicho.
—El día que tengan algún tipo de actividad, me llaman y Yo les llevo una degustación.
“Perfecto, ya tenemos la degustación”, pensé. La llamé y me respondió que no tendría ningún inconveniente. Quedamos que le confirmaría día y hora.  
La idea de realizar “la Conferencia” en un restaurant, era algo que me venía incomodando. No concebía una actividad como la que pretendía realizar, en medio de platos y cubiertos, en medio de comensales y mozos, en medio de aromas a comida. Fue en ese preciso momento que decidí tirarme el lance: Llamé al Consulado. “Ceden el espacio consular para realizar cualquier huevada (Pelotudes) sin sentido”, pensaba mientras del otro lado sonaba el timbre del teléfono. Cuando finalmente me atendieron, pedí hablar con algún Cónsul. Me comunicaron con Ingrid Velásquez, a quién le comenté la situación.
— Usted sabe que el gran problema que tenemos en Buenos Aires la mayoría de las instituciones, es el espacio físico para desarrollar sus actividades—, le dije, entre muchas otras  cosas.
— Hablaré con el Cónsul General—, me prometió. 
Horas más tarde me devolvió el llamado para comunicarme que el jueves 06 de marzo nos acercáramos al consulado para una entrevista con el Cónsul. “¿Una entrevista?”, me pregunté, pero preferí quedarme callado y ver con que nos saldrían esta vez. Mientras tanto,  no descartaba al restaurant que me había ofrecido Iris Amaya, ni tampoco el de la calle Agüero.
Para entonces, nuestra comunicación con la Lic. Katia se volvió más fluida y esperábamos que nos permitieran realizarlo en las instalaciones del Consulado del Perú en Buenos Aires ubicado en la calle Rivadavia N° 1501.

Durante varios pensé en el título de La Conferencia, debía darle una significación y al mismo tiempo que sea atrayente. El título debía ser una forma de unir ambos países (Perú y Argentina). Que pueda incentivar no sólo a los peruanos, sino también a los argentinos. 
“NIÑOS INCAS: 500 AÑOS EN EL NORTE ARGENTINO”.
A la Lic. Katia Gibaja, le encantó. Sin embargo, aún seguíamos sin el espacio adecuando para su conferencia.

JUEVES 06 DE MARZO.
Finalmente pudimos reunirnos con la Cónsul Adscripta Ingrid Velásquez, supusimos que también estaría el Cónsul General Marco Núñez-Melgar Maguiña. Si bien, aquél día nunca lo vimos personalmente concluimos con el Dr. Dovar Rojas, que estaba en el local consular, pues en algún momento de nuestra conversación con Ingrid Velásquez ella nos dejó solos en uno de las oficinas y se retiró a consultarlo. Al menos eso nos dijo.
En ese instante nos preocupaba más que nos confirmarán las instalaciones consulares para la Conferencia, a que se hiciera presente el Cónsul General, pues sino deberíamos realizarlo en la Boca o en el barrio del Abasto.
Cuando finalmente apareció Ingrid Velásquez, además de confirmarnos que la Conferencia podía realizarse en las instalaciones del Consulado.
— ¡El cónsul dice que el Consulado deberá ser uno de los auspiciadores!—  manifestó.
— ¡No hay inconveniente!— le respondimos al unisonó con el Dr. Dovar Rojas.
Al final, en los afiches publicitarios y el tríptico, pusimos al consulado como uno de los organizadores, más por una equivocación ante el apuro del diseño que por el hecho que efectivamente hayan sido parte de la organización.

VIERNES 07
Debía preparar los afiches publicitarios y  enviarlo al consulado para que a su vez los reenvíe a sus contactos, del mismo modo que enviaríamos a los contactos de Casa del Perú.
“¡El Consulado tiene la costumbre, en cada evento, entregar un tríptico al público asistente”, nos había dicho Ingrid Velásquez.  Yo me había ofrecido en diseñarlo y en su debido momento (en unas cuantas horas) enviárselos. Sábado y domingo pasó muy rápido.

LUNES 10
Desde muy temprano, estuve coordinando algunas cosillas que faltaban y confirmando otras. La Lic. Katia Gibaja, ya estaba en Buenos Aires desde muy temprano.
 A las 17.00 horas el Dr. Dovar Rojas pasó por mi casa y partimos rumbo al Consulado. En camino por la Av. Belgrano.
— ¿Por qué no pasamos para confirmar la degustación?— me dijo el Dr. Rojas.
— ¿Es necesario? ¡La señora me confirmó que no habría inconvenientes!— dije.
— ¡Por las dudas, pasemos!— dijo el Dr. Rojas. 
Cuando llegamos al local de la señora de “La Alta Cocina Peruana”, no estaba. El marido trató de contactarse con ella. Luego de algunos minutos, por fin la pudo ubicar.
— Tuve un inconveniente. Uno de mis cocineros se enfermó, así que no me va a ser posible llevar la degustación— me dijo.
Ya en el auto, continuamos nuestra marcha rumbo al Consulado.
— ¡Que te dije— expresó el Dr. Rojas.
Esperando que ya no hubiera más contratiempos, estaba a punto de rezarme la letanía correspondiente a los días lunes y confiando en la poca religiosidad que aún me queda.
— ¿Habrán impreso los trípticos?— pregunté.
— ¿Cuál Tríptico?— dijo el Dr. Rojas.
— La Cónsul Ingrid Velásquez, dijo que el Consulado suele regalar trípticos en cada evento que realizan. El sábado se lo envié listo para que lo manden a imprimir en cualquier imprenta— le recordé.
Me miró como diciendo, “que ingenuo eres”.
— ¿Lo tienes ahí?— Me preguntó.
— ¡Sí, por las dudas lo traje en el pendrive!— le respondí.

Apenas llegamos a las puertas del Consulado cerca de las 18:30 horas, el Dr. Rojas dejó su auto en un garaje cercano y nos metimos a una casa de fotocopias. Le entregué el pendrive y le pedimos que nos hicieran unas 70 copias. Luego, salimos a la calle, buscamos un Café cercano, nos sentamos y mientras esperábamos nuestros respectivos “café con leche” nos pusimos a “Doblar el Tríptico”.
La Conferencia fue MARAVILLOSA, sobre todo por que la Conferencista deslumbró a los asistentes. Jorge Torres Marini, el maestro de ceremonias estuvo espléndido y acorde al acontecimiento. Maruja Núñez, no llevó un bailarín, sino toda una compañía. Jaime Velásquez grabó la conferencia como vestigio que ahí estuvimos.

Debo sí, reconocer, que el Consulado contribuyó con la degustación que se sirvió al final. Cuando todo terminó,  la Lic. Katia Gibaja, el Dr. Rojas, mi socia y amiga, la Dra. Di Benedetto y quien escribe cenamos en un restó peruano de la zona de tribunales.
— ¡Tu conferencia en términos futbolísticos diría que fue… un Gol de arco a arco!— le dije a la Lic. Gibaja.
Aquella noche logramos que el Cónsul se comprometiera traerla para el mes de julio. Aquella noche charlamos hasta muy entrada la medianoche. Nos contó sus proyectos y sobre todo nos ilustró sobre nuestras tradiciones, sobre nuestras leyendas y sobre la historia del Perú. Conclusión: “El Organizador fue CASA DEL PERÚ, con el apoyo del Consulado” 


LOS SEÑORES “M”.
No es mi idea ni mi interés publicitar a este grupo mediocre que propugna las ideas violentas del grupo terrorista “sendero luminoso”, que en la argentina se presentan como luchadores sociales, como defensores de los Derechos Humanos. ¿Derechos Humanos de quienes?, muy simple, de los terroristas de sendero luminoso.
Cierto es, que esos sátrapas tienen derechos humanos (que no tuvieron a sus víctimas). Se hacen llamar perseguido políticos. Me enteré que estuvieron publicitándose en el PERUBA-2014. Lo supe por una señora que se acercó al stand donde Yo me encontraba.
— ¿Sabe Ud. que ese volante es del grupo terrorista sendero luminoso?— le pregunté.
Pobre, como si le hubiera caído un rayo, soltó el volante que termino en medio de la calle conjuntamente con otros papeles y desperdicios. Cuando la señora se retiró, luego de la charla sobre otras cuestiones, me acerqué, lo tomé y lo leí. Nada extraño pude descubrir, sólo más de lo mismo: El victimario, hoy, se presenta como víctima. El mundo está al revés.
Minutos más tarde, al stand llegó una pareja argentina. Entre medio de todos los volantes que llevaba pude descubrir nuevamente el volante de los sátrapas.
— Sabe Ud. que ese volante es del grupo terrorista sendero luminoso— le dije a la esposa.
La señora miró el volante.
— ¿Por que se lo permiten? — me preguntó.
— Por que en la argentina de hoy, se protege a los terroristas— le respondí.
— ¡Tienes razón!— acotó.

PERUBA 2014.
Este año, al igual que los anteriores, el lugar común ha sido “LA IMPROVISACIÓN”. La lucha de egos, los aprietes por parte de Seudo-asociaciones, el aprovechamiento de los ayayeros de siempre, que todos conocen con nombres y apellidos.
No me he puesto a analizar detenidamente el accionar, durante la organización y posterior puesta en escena del PERUBA -2014 de todos los actores que intervinieron, pues para eso, ya están de sobra los “periodistas” y “comunicadores” (el encomillado está puesto apropósito).

También hay algunas cosillas y cuestiones que sucedieron durante el DIA DE LA PERUANIDAD que afectaron directamente al equipo médico de Casa del Perú y que debía prestar sus servicios el día mencionado del mismo modo que lo hizo en el 2012 y el 2013, pero eso, ya lo tratamos personalmente con los involucrados quienes con su inexperiencia dejaron que los manipularan. El equipo médico brindo los servicios de Control de Riesgo Cardiovascular, Test de Diabetes y otros. Este año se sumó un grupo de estudiantes de medicina y enfermería, lo cual tornó en promisoria las futuras campañas.

Había querido escribir sobre la GENERACIÓN más MEDIOCRE de los peruanos en Buenos Aires, pero por ahora voy a seguir observándolos. Sólo puedo decirles, que en su mayoría son (lamentablemente para el colectivo) muchos de aquellos que se asumen como líderes.

También había pensado contar mi conversación privada sobre un tema en particular con el ciudadano Marco Núñez-Melgar Maguiña (Cónsul General) días previos a la celebración del DÍA DE LA PERUANIDAD respecto de mi texto anterior titulado “El Show de Don Marco”. No por temor o cosa que se le parezca, tampoco por interés alguno. Eso sí, “Como ciudadano tengo la absoluta libertad de escribir lo que quiera, cómo, cuándo y dónde Yo quiera” y el resto tiene por supuesto, la “Absoluta libertad de responderme si así lo cree conveniente”. Como dije al principio lo dejaré en el ámbito de la confidencialidad.


TEMAS FINALES.
Este texto, ya se ha tornado demasiado extenso y supuse que ya había llegado a su final, pero, en medio de todo el alboroto del PERUBA-2014, las fallas de la limpieza, un tanto por los ocupantes de los gazebos gastronómicos donde no cambiaban las bolsas de los cestos que ya estaba llenos. ¿Acaso pensarían que los cestos de basura se iban a vaciar solas? Otro tanto por algunos peruanos ASQUEROSOS que colocaban sus platos sucios en lugares que no correspondían. 

Decía que este texto ya debía haberse terminado, pero de pronto surgieron otros temas y esta vez surgen de mis amigos periodistas y comunicadores. Digo amigos por que realmente, los respeto y he tratado con ellos, pero esta vez no daré sus nombres, pero ellos sabrán quienes son.

 Si tuviera que dar el punto de inicio de este tema final, diría que nació el “Día de la Peruanidad” (más allá que ya lo arrastramos desde hace siglos). Cuando se cantó el himno nacional, la cantante no sabía la letra (¿Otro Messi?)  Se supone que debía entonarse la sexta estrofa, pero por los parlantes se escuchó la letra de la primera estrofa. ¿Los organizadores no pudieron conseguir un audio del himno sin voz? Esto que digo lo leí  en textos que fueron publicados. Estuve buscándolos y no los encontré. Quizás los borraron sus autores. Aquél “Día de la Peruanidad” estuve tan ocupado que no le presté atención a esas cosillas. Lo cierto, es que salieron a pegarle a la cantante y de paso al pobre José de la Torre Ugarte, autor de la Letra del Himno Nacional del Perú.

La discusión tornó en razón de que en la primera estrofa habla de “…largas cadenas, que el pueblo oprimido arrastró…” según la interpretación de estos amigos (periodistas y comunicadores) esas frases no corresponden a los peruanos  por que somos herederos de los Incas y que el himno con esa frase se está refiriendo a los negros, que si llevaron cadenas. Me nacen algunas preguntas. ¿Los negros no son peruanos?  ¿Todos los peruanos son herederos de los Incas? ¿Sabrán estos amigos, lo que es una metáfora?
Otra parte del texto del himno que también trajo discusión fue la sexta estrofa en la parte que dice “… al Dios de Jacob…” sumado a los acontecimientos sucedidos en la Franja de Gaza produjo estos apasionamientos.   En ciertos momentos llegué a pensar que estos amigos se habían emborrachado con un “Cienfuegos” o similar y que esto les había afectado el Neocórtex .

En fin...
Un querido amigo, ya desaparecido, el Ing. Pablo Preciado solía sentirse orgulloso de ser peruano y sobre todo de ser NEGRO. Cuando alguien lo describía como “Morocho”
— ¡Morocho! ¡Morocho!, ¡Yo soy NEGRO!— los espetaba a sus interlocutores.
¿Alguien podía negar su peruanidad? Pobre de aquél que se atrevía. Debo asumir que estos mis amigos (Periodistas y Comunicadores) se siente descendientes de los Incas y por ende con derecho a no cantar  “… largas cadenas, que el pueblo oprimido arrastró…”
Siguiendo el razonamiento de estos amigos, el Ing. Pablo Preciado podría haber dicho.
— Me niego a que digan que soy descendiente de Manco Capác y Mama Ocllo, que soy descendiente de los Hermanos Ayar. Me niego a sentirme orgulloso de Cahuide. Me niego a que eduquen a mis hijos con esas ideas y herencias.  Soy heredero de Kunta kinte.
Y estaba en todo su derecho de afirmarlo. Sin embargo, él amada apasionadamente a su Perú y en la menor oportunidad que tenía no dudaba en hablar de su país y de su Palpa querida donde había nacido y crecido.   En definitiva, nos enfrascamos en discusiones sin sentido que no llevan a ningún lado, al que por supuesto siempre suelen sumarse los Mediocres por que es ahí en esas discusiones sin sentido donde sacan su mejor rédito.


Por Miguel Ángel Villegas.
_____________________
No estamos tan mal, pero, podríamos estar mejor… Sí quisiéramos. (Proverbio Propio)

TUS COMENTARIOS SON BIENVENIDOS